LA COORDINACIÓN COMO NECESIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN DE CIUDADES SOSTENIBLES

Por: Ximena Giraldo

Muchas ciudades latinoamericanas han crecido de una forma desordenada y caótica en respuesta a una serie de deficiencias en la planificación y control urbano. Al año 2010, según el Banco Interamericano de Desarrollo, el 80% de la población de Latinoamérica y el Caribe vivía en ciudades y de este total el 32% vive en asentamientos informales en condiciones de vulnerabilidad. Ello supone un gran reto para la gestión pública y para todos los actores sociales vinculados al desarrollo urbano.

Desde hace algunos se viene trabajando en el fomento y desarrollo de ciudades sostenibles entendidas como aquellas ciudades que puedan garantizar la satisfacción de las necesidades de la población bajo una gestión que considere integralmente los aspectos sociales, económicos, ambientales, fiscales e institucionales para que las ciudades sean sitios donde a la gente le guste vivir.

Uno de los grandes problemas que tenemos como región es la corrupción y en muchos casos ha sido la causante del crecimiento desordenado de las ciudades (tráfico de terrenos, favoritismo en autorizaciones de construcción, direccionamiento de normas, etc). Ante un escenario de cambio y la oportunidad de repensar como se planifican y desarrollan las ciudades es fundamental entender la importancia de la coordinación entre los diferentes actores que componen nuestras sociedades. Ello supone poner sobre la mesa los temas prioritarios y alcanzar una agenda común donde todos los actores cumplan un rol de manera transparente evitando así los espacios de corrupción o negociación delictiva.

Para que la coordinación sea vista como una oportunidad y no como un problema adicional que genere ineficiencias en la gestión pública, es necesario trabajar en algunos elementos necesarios de cualquier espacio participativo:

  1. Representación.- Es fundamental que todos los actores sociales se sientan representados en los espacios de coordinación y que esta representación sea entendida como legítima.
  2. Participación efectiva.- Los espacios de coordinación no deben ser entendidos por el convocante como espacios informativos pues ello reduce el interés y la capacidad de interacción de los actores. Por el contrario, se debe fomentar que cada actor tenga voz al momento de discutir o dialogar sobre un tema.
  3. Vinculación con la toma de decisiones.- Los actores deben tener certeza que su participación se verá reflejada en el acto de toma de decisiones a través del voto. Así mismo, debe asignarse una responsabilidad o un rol en el proceso de ejecución para que la vinculación con la meta sea más estrecha.
  4. Se debe alcanzar resultados.- Muchos espacios de coordinación no son provechosos debido a que los acuerdos no se materializan en resultados y no son vinculantes con lo que la norma o los protocolos establecen.

Entre las acciones concretas que se pueden realizar para mejorar la coordinación entre áreas y niveles de gobierno, así como actores privados y sociedad civil; se pueden organizar mesas de diálogo, de trabajo, plataformas de coordinación, comisiones especiales, etc.

Un caso peruano que puede ser destacado es la promoción desde el Ministerio del Ambiental de la conformación de Comisiones Ambientales Municipales (CAM) con el propósito de hacer de la gestión ambiental un espacio de participación ciudadana. Las CAM congregan a representantes de las universidades, colegios, empresas, comercios, especialistas, vecinos y otros actores. De estos espacios, que deben tener una periodicidad establecida, deben surgir las propuestas normativas aplicables al distrito donde confluyan todos los intereses y que estén articuladas a las normativas regionales y nacionales vigentes. La herramienta de gestión resultante es el Plan de Acción Ambiental y la Agenda Ambiental anual o bianual para ser implementada por la comuna y cuyo seguimiento y monitoreo también corresponde a la CAM.

Con esta práctica se trabaja de manera más profunda el involucramiento de diversos actores en la gestión ambiental de los gobiernos locales. Es muy probable que una CAM bien consolidada y fortalecida pueda hacer frente a los vaivenes políticos que correspondientes a cambios de gestión. Así mismo, se fortalece la institucionalidad de la participación en la gestión pública y la sostenibilidad de los espacios de concertación.

Como este ejemplo se pueden citar distintas iniciativas como los consejos de seguridad ciudadana, de participación de niños, niñas y adolescentes, de adultos mayores, entre otros. Pero lo fundamental es entender que el eje de la sostenibilidad está basado en las personas y en el cambio de comportamiento que se pueda generar en su quehacer individual y colectivo. En esta línea resulta prioritario y fundamental fomentar el trabajo interserctorial y multiactor para la construcción de ciudades que garanticen las mejores condiciones de vida a sus ciudadanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: