LA RELACIÓN DE LA COP21 Y EL PETRÓLEO EN EL ESTADO ISLÁMICO

Por: Ximena Giraldo

Desde que se dieron los atentados de París los rumores sobre la cancelación de la COP21 fueron creciendo a medida que el miedo y la incertidumbre ascendía entre la comunidad internacional. Sin embargo, en los últimos días, se ha confirmado que los actos culturales y actividades paralelas serán suspendidos pero los espacios de negociación climática, plenarias y reuniones de alto nivel, siguen en pie.

Es muy importante que la comunidad internacional no de marcha atrás en el camino hacia la cumbre de naciones unidas por el cambio climático. Estamos presenciando un momento histórico donde existe la oportunidad de que decenas de naciones establezcan una ruta común sobre cómo vamos a relacionarlos en lo sucesivo con nuestro planeta. El corazón de las negociaciones y el foco central están vinculados al cambio en la matriz energética que actualmente radica en la explotación de combustibles fósiles que se buscan reemplazar por energías renovables.

¿Qué tiene que ver esto con el Estado Islámico y los recientes ataques en París? Pues la relación está en el petróleo. El 14 de octubre de este año un artículo de Financial Times mencionaba que según estimaciones de especialistas la producción de crudo en el territorio estaba cerca de 34,000 a 40,000 barriles de petróleo diarios. El crudo se vende entre $ 20 y $ 45 el barril, lo que permite ganar a los militantes un promedio de $ 1,5 millones al día. En la reunión celebrada por el G20 el día 16 de noviembre el presidente ruso Vladimir Putin, reafirmó la importancia que tiene el petróleo para ISIS al mostrar con fotografías satelitales la cantidad de vehículos que transportan petróleo cada día.

Ahora, sería prematuro pensar que esta es la causa de los ataques registrados en París en los últimos días, pero sin duda es un factor que moviliza los intereses de ISIS. Todas las organizaciones, instituciones, empresas y estados, tienden a proteger y salvaguardar sus recursos económicos por lo que no sería extraño que estemos observando un escenario donde más allá de la convicción religiosa, ideológica o política, lo que se está poniendo en juego es la protección de un mercado que a mediano y largo de plazo se vería afectado por las energías renovables.

El presidente francés ha reafirmado que la COP21 es un momento de esperanza para la humanidad. En este evento se congregarán representantes estatales, privados y de la sociedad civil que buscan alcanzar un futuro común en armonía con la naturaleza. En el caso peruano se estiman cerca de 200 personas acreditadas como parte de la delegación que esperan conocer y concretar acuerdos para el desarrollo de proyectos y programas sostenibles para el país. Si bien es un poco utópico pensar que el mundo dejará los combustibles fósiles de forma inmediata, hoy es posible soñar con formas alternativas de producción y consumo, pues contamos con la tecnología suficiente para ello. Al apostar por las energías limpias no sólo estamos impulsando un nuevo mercado verde, sino que apostamos por la autosuficiencia energética y con ello nos alejamos de los circuitos económicos perversos que han estado históricamente atrás del petróleo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: