Turismo de cruceros ¿en la Costa Verde?

Por: Ximena Giraldo

La Autoridad Portuaria Nacional (APN) anunció ayer que se construirá un terminal portuario en Miraflores. El proyecto tiene como propósito atraer el turismo de cruceros con un proyecto hotelero, de comercio, marina, muelle náutico, embarcadero, espacios públicos y recuperación de playas, con una inversión de US$ 43’800,000. Sin duda, suena y se ve tentador, pero ¿quién?¿cómo? y¿por qué se ha decidido que este es el mejor uso que se le puede dar a este espacio?

541854_595032.png

Fuente: http://rpp.pe/economia/economia/este-es-el-proyecto-para-construir-puerto-de-cruceros-en-miraflores-noticia-1116972

La nota de lanzamiento de la iniciativa destaca que para el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), el terminal portuario aportará a la economía y alentará el incremento de turismo con el objetivo de duplicar el número de extranjeros que llegarán al Perú al 2021, pero ¿son los turistas de crucero lo que nuestra economía necesita?

Para caracterizar al turista de crucero  usaremos una investigación realizada en el Caribe Colombiano (Brida et al., 2010) donde se identificó que los cruceristas gastaban principalmente en guías (20$), transporte (17$), comidas y bebidas (5$), joyería (40$) y souveniers (15$). Otro tipo de servicios eran dependientes de los días de parada y de los servicios incluídos en el barco. Pero en general, el turista de paso, visitará (y saturará) lo que resulte más atractivo durante su día de visita y luego seguirá con su travesía durmiendo y alimentandose dentro del barco. El impacto económico local podría estar más vinculado a los suministros que la propia embarcación requiere, pero ello también dependendará de la oferta y estandares que maneje cada operación.

Pensemos ahora en los impactos inmediatos de recibir un promedio de 2000 pasajeros (lo estimado por APN) en la bahía de Miraflores. Solo para movilizarlos desde la Costa Verde hacia la ciudad necesitaremos 45 buses o 71 mini buses o 133 splinters o 275 vans, que se sumarían a la ya traginada vía. Si a ello agregamos a las personas que brindarán servicios a los barcos y a los comercios que se desarrollen ahí (más los visitantes) es evidente que tendremos un grave problema de movilidad.

Otros problemas no menores son los ruidos, las emisiones  y los residuos de las embarcaciones. Si bien en la Costa Verde no hay residentes, el acantilado sirve como una caja de resonancia, por lo que el ruido de las embarcaciones afectaría a las personas que viven en los malecones. Lo mismo ocurrirá con las emisiones teniendo en cuenta que estas embarcaciones utilizan habitualmente un fuel oil pesado 100 veces más tóxico que el diésel que utilizan los autos, incrementando la concentración de partículas ultrafinas (PM0,1) en el aire. En cuanto a los residuos, la gestión y disposición de los mismos se tendrá que hacer de manera local (como si no tuvieramos suficiente basura ya)

Un impacto adicional se da en el ecosistema marino en su conjunto. No sólo la afectación al oleaje que tendría el desarrollo de esta infraestructura, sino el impacto en la biodiversidad y las dinámicas sociales. Aquí hay que tener en cuenta que la reducción de oleje tiene como consecuencia una dismunición en la oxigenación del agua y con ello una afectación en la cadena trofica marina. A ello se sumaría la afectación a la práctica del surf.

Tabla1

Fuente: http://www.cruisesnews.es/Portal/?p=7385

Es recomendable que se revisen los casos de Barcelona, Venecia, Palma de Mallorca, Seattle, Sydney, entre otras ciudades, que en su momento invirtieron millones de euros/dolares en atraer este tipo de turismo y que hoy sufren consecuencia tales como una depredación y desgaste de la infraestructura, una reducción del comercio local e incremento del comercio ecualizado (souvenirs, comida, etc), especulación inmobiliaria y gentrificación, entre otros, acompañados de movimientos de resistencia.

Entonces ¿es malo el turismo de crucero y el desarrollo de un proyecto de gran magnitud en la Costa Verde? No, ninguno de los dos es necesariamente malo, pero tiene que ser mejor pensando, planificado y coordinado. El incremento del turismo de cruceros debería usar y potenciar la infraestructura ya existente y canalizar su flujo a focos de la ciudad que así lo requieren. Y en cuanto a la Costa Verde lo que se requiere es que se articule realmente como un espacio público al servicio de la ciudad. Que se le dé valor y el valor no necesariamente pasa por privatizar el área.

 

Referencia:

Brida, Juan Gabriel; Bukstein, Daniel; Garrido, Nicolas; Tealde, Emiliano; Zapata Aguirre, Sandra (2010) Impacto Económico del turismo de cruceros: un análisis del gasto de los cruceristas que visitan el Caribe colombiano. Universidad ORT. Uruguay

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: