Archivo de la categoría: Ambiente

El desafío de innovar en el campo del desarrollo sostenible

Identificar y analizar un problema de desarrollo para luego proponer una propuesta de cambio lógica y coherente puede ser un proceso mecánico si dominamos las herramientas correctas. En la especialidad de comunicación para el desarrollo, hemos logrado ser buenos diagnosticando problemas, manejando herramientas de planificación y gestión de indicadores. Sin embargo, nos suele costar plantear estrategias creativas de alto impacto y sobre todo salir de la zona de confort de la ejecución de talleres de capacitación, ferias e intervenciones urbanas.

Por segundo semestre, aprendimos que las herramientas de innovación pueden ser muy útiles para conocer a fondo a los actores involucrados, plantear estrategias participativas que generen empoderamiento y alto impacto en la situación inicial identificada. El trabajo experimental realizado fue posible gracias a la alianza con la ONG Ciudad Saludable, la empresa Rutas de Lima y el Programa Nacional Cuna Más, a los que estuvo articulado el trabajo desarrollado por los tres grupos que conformaron los alumnos del curso, garantizando así la sostenibilidad de las acciones implementadas.

Con mucha satisfacción, comparto la experiencia de los tres grupos de estudiantes que ingresan al mundo profesional con muchas ganas de aportar.  Cada grupo recibió acompañamiento permanente de los jefes de práctica Miguel Rojas y Claudia Tejeda, una buenísima dupla en este proceso.

 

Recicla VES

El proyecto ReciclaVES tiene como objetivo contribuir desde la comunicación estratégica al desarrollo empresarial de la Red de recicladoras y recicladores formales de Villa El Salvador (VES) al 2021, con el fin de potenciar la gestión integral de residuos sólidos (RRSS) y la sostenibilidad de la cadena de reciclaje del distrito, acorde al Decreto Legislativo No1278 “Ley General de Residuos Sólidos”. Para lograr este objetivo, se planteó una estrategia comunicacional basada en el fortalecimiento de las capacidades de las recicladoras y los recicladores formales en la gestión de RRSS; el desarrollo de una cultura organizacional común a las Red; y la fidelización de los grupos de interés hacia la Red. Todo esto será realizado de la mano con Ciudad Saludable y PEPSICO.

En base a dicha estrategia, se implementó como piloto la actividad “Creatón ReciclaVES”, un espacio de creación que consistió en sesiones con recicladoras y recicladores y sesiones con vecinas y vecinos, con el objetivo de contribuir tanto al desarrollo de su identidad y de su filosofía organizacional como Red de VES, así como potenciar la calidad de su servicio.DSC09149

Equipo: Laura Sanchez, Giuliana Vilchez, Carla Balbin, Wendy Palomino y Maria José Arguedas.

 

Ruta Verde

En el marco de la línea de responsabilidad social de la concesionaria Rutas de Lima, el equipo planteó el proyecto “Ruta Verde”, cuyo objetivo es mejorar el manejo de residuos sólidos en las familias de la I.E. Santa Rosa de Llanavilla para impactar positivamente en el entorno físico de la Comunidad Campesina de Llanavilla de manera  participativa y sostenible. La estrategia tuvo tres ejes de acción: reforzar los conocimientos y prácticas en torno a la recuperación y segregación de los residuos sólidos; promover actividades colaborativas entre las familias de la I.E con instituciones públicas y/o privadas para el manejo de residuos sólidos conjunta; y la recuperación y reaprovechamiento de espacios público de la comunidad de Llanavilla a partir de los conocimientos adquiridos.

El equipo implementó la actividad Circuito Verde, la cual tuvo tres etapas: unaploratoria para recoger las percepciones e insights de las madres y padres de familia sobre el manejo de residuos sólidos; una segunda etapa orientada a la sensibilización de las familias sobre el manejo de residuos sólidos; y una tercera etapa que comprendía el desarrollo de conocimientos en torno a la segregación de residuos inorgánicos y la recuperación de residuos orgánicos mediante la técnica del compostaje. Para ello se realizó una actividad teatral y la aplicación herramientas de design thinking como un mapa de empatía y la gamificación, las cuales permitieron el involucramiento y participación lúdica de los beneficiarios.DSC_0867

Equipo: Noelia Espinoza, Carla Aroca, Claudia Santiago y Andrea del Castillo.

 

Cuna Más

Se desarrolló una estrategia de comunicación para el Programa Nacional Cuna Más, dirigido al Servicio de Cuidado Diurno (SCD) para niños y niñas de 6 a 36 meses de edad. El caso seleccionado fue el Centro “Las Ardillitas”, ubicado en el distrito de Ate. Debido al débil involucramiento de los padres de familia beneficiarios del SCD con los hábitos de cuidado saludable y de nutrición infantil de sus hijos, se diseñó una estrategia comunicacional basada en la metodología Lean Start Up. Este componente fue planificado con una duración de 36 meses, buscando que los padres de familia adopten hábitos saludables, que cumplan con las prácticas de nutrición infantil y que ejerzan la autogestión de la crianza adecuada de sus hijos.

La actividad piloto ejecutada se denominó “Niñez Saludable”, cuyo objetivo fue capacitar a las madres y padres de familia en los hábitos de nutrición infantil con la finalidad de ser replicados en el hogar. Esta actividad tuvo tres ejes de acción: Canasta Económica, Homogeneidad Alimenticia y Cultura Alimenticia. La primera etapa estuvo compuesta por la “Trivia Nutricional” (basada en el Empathy Map) que evalúa el eje de Cultura Alimenticia; la  segunda estuvo denominada como “Volviendo por nuestro pasos” (basada en el Customer Journey Map) que evalúa el eje de Homogeneidad Alimenticia; y la tercera etapa desarrolló el “Camino Nutritivo” (creación grupal), la cual tuvo como fin evaluar los ejes de Canasta Económica y Homogeneidad Alimenticia.20180725_004118Equipo: Rafael Puga, Camila Susano, Enrique Espejo y Claudia Crispín.

El Día del Ambiente en una Lima Mojada

Por: Ximena Giraldo

En Lima el concepto de lluvia es bastante ambiguo. Estamos acostumbrados a pequeñas garúas que al intensificarse generan aniegos en las casas. Pero en los últimos años, la intensidad de estas ha aumentado y genera problemas mayores como vías inundadas, alcantarillas colapsadas, deslizamientos y barro en los cerros, entre otros. Sin duda alguna nuestra ciudad NO está lista para recibir este incremento en las precipitaciones y necesitamos asumir que estos episodios ya no serán eventos aislados.

Entonces…. ¿qué hacemos?

Aquí tres ideas de infraestructura verde que nos pueden servir para sobrevivir como ciudad:

1) Techos verdes: No sólo son lindos, mejoran la calidad del aire, generan espacios comunes, sino que también nos ayudan a recoger el agua de lluvia. Se pueden hacer techos verdes de bajo presupuesto simplemente poniendo macetones con plantas que capten el agua (los helechos son grandes aliados para esto). También se pueden hacer techos más complicados con geomembranas o tecnología que facilita la recolección y riego de las plantas sino que también reutiliza esta agua dentro de las propias casas (en los sanitarios por ejemplo). Un proyecto alucinante es el SmartRoof 2.0 de Ámsterdam.

Image result for smartroof 2.0

Foto: https://www.marineterrein.nl/en/project/project-smartroof-2-0/

2) Suelo Semipermeable: Como a nuestros alcaldes les encantan el gris más que el verde, de repente podemos sugerirles el uso de suelos semipermeables. Este tipo de suelos facilitan que el agua que cae no se deslice por encima del pavimento sino que sea absorbido por el mismo y recolectado en plataformas inferiores. Luego esa agua puede guardarse para el riego de áreas públicas cuando el agua escasea y con ello evitar que sea desperdiciada al mezclarse con el agua de alcantarilla. Un uso interesante de este tipo de pavimentos se han empleado en Barcelona en el Paseo San Juan.

Foto: http://hicarquitectura.com/2014/02/lola-domenech-remodelacion-del-passeig-sant-joan-barcelona/

3) Árboles, arbustos y jardineras: tenemos innumerables servicios ecosistémicos de las áreas verdes públicas pero la ayuda que pueden darnos para evitar inundaciones en muy relevante. Así lo comprobó la ciudad de Pickering en Reino Unido que luego de las terribles inundaciones de 2007, optó por un proyecto de reforestación de 40 mil árboles (en lugar de puro cemento) lo que le permitió en 2016 reducir en 20% el flujo del río (desacelerar el flujo de agua en el río y reducir su altura máxima) en un momento en que 50 mm de lluvia cayeron sobre terreno empapado en 36 horas. El proyecto le costó al gobierno £ 500,000, significativamente menos que un muro de inundación propuesto en la ciudad.

A man wades through flood water near Pickering, North Yorkshire

Foto: https://www.theguardian.com/environment/2016/apr/13/500000-tree-planting-project-helped-yorkshire-town-miss-winter-floods

Así como estas ideas hay una serie de proyectos de infraestructura verde o de soluciones basadas en la naturaleza para enfrentar los problemas ambientales de nuestras ciudades. Ojo que no todo debe partir de proyectos del gobierno o de empresas privadas, sino de las iniciativas ciudadanas que sirvan de base para proponer estos cambios tales como los huertos comunitarios o las áreas verdes comunitarias.

Sólo los ciudadanos salvaremos a nuestras ciudades

¡Feliz día del Ambiente!

Apostando por Infraestructura Verde

Por: Ximena Giraldo

Hace algunos días se desarrolló Nexos+1 en Lima, evento inspirador que impulsa el emprendimiento, la generación de negocios y la innovación en torno a la sostenibilidad. Uno de los espacios generados allí, invitaba a los asistentes a explorar las oportunidades de invertir en Infraestructura Verde, como parte del mecanismo de Obras por Impuestos. Muchas personas se mostraron interesadas en el tema, pero uno de los resultados del debate fue que a nivel local aún no está claro qué es la Infraestructura Verde y cuáles son las oportunidades de invertir en este tipo de proyectos.

Para la Comisión Europea una “infraestructura verde” es una red de zonas naturales y seminaturales y de otros elementos ambientales, que presta una extensa gama de servicios ecosistémicos. El concepto “servicio ecosistémico” implica todos los servicios que nos brinda la naturaleza a partir de los ecosistemas. Pueden ser, por ejemplo, los que brindan los pantanos o humedales en las afueras de Lima, tanto al norte en Ventanilla y al sur en Villa. Estos son espacios naturales que, aparte de ser refugios naturales para cientos de aves, funcionan como una planta de tratamiento de agua, ya que reciben por el subsuelo el desagüe de los asentamientos humanos vecinos y limpian esta agua “gratis”. El costo aproximado de una planta de tratamiento de aguas residuales (son costos relativos porque dependen del tamaño de planta, tecnología, disponibilidad de terreno) se estima en S/. 200,000 por cada litro/seg que se trate. Valorizar económicamente el servicio que brinda el pantano sería clave para optimizar la conservación de estos espacios.

En esa línea, los proyectos de infraestructura verde generan beneficios ecológicos, económicos y sociales mediante soluciones naturales que ponen en valor los beneficios que la naturaleza proporciona a las personas y moviliza inversiones para sostenerlos y reforzarlos.

Para ejemplificar la diferencia entre proyectos de infraestructura verde y proyectos de infraestructura gris, podemos usar uno los casos más difundidos que es la problemática del agua de lluvia en las ciudades. Un proyecto de infraestructura gris solucionaría el tema implementando sumideros o canales que trasladen el agua a la red de alcantarillado. Entre tanto, un proyecto de infraestructura verde buscaría captar la lluvia a través de áreas verdes, bosques o áreas mixtas (suelo semi permeable) que retengan el agua para su propio sostenimiento y que el agua restante pueda entrar a un proceso de recirculación o reutilización en piletas u otros sistemas de riego.

El principio base para que un proyecto sea considerado como infraestructura verde es que brinde servicios ecosistémicos de provisión, mantenimiento o regulación, o servicios culturales. Vamos a tomar como ejemplo un “bosque urbano” para ejemplificar la provisión de servicios ecosistémicos. Los humanos podemos obtener madera de este bosque, así como frutos para la alimentación de animales y microorganismos, y biomasa para la generación de energía. Estos beneficios se consideran servicios de provisión. Pero adicionalmente, el bosque genera sombra, refresca y limpia el aire por evapotranspiración, entre otros servicios que consideraremos entre los de mantenimiento y regulación. Además, puede ser un lugar sagrado para una comunidad, o un espacio de recreación para los niños, o tener una alta apreciación estética para los turistas, proveyendo así de servicios culturales. En esta línea la infraestructura verde “bosque urbano” tiene una serie de beneficios para la naturaleza y las personas.

Los proyectos de infraestructura verde se pueden desarrollar en diferentes escalas y espacios geográficos. Por ejemplo, en una escala menor, podemos identificar a los techos verdes, jardines verticales y plazas. En una escala mediana a humedales, bosques urbanos, parques zonales, corredores ribereños, etc. Y a gran escala, áreas de conservación regional, reservas paisajísticas, parques nacionales, entre otros.

En muchos países ya se han desarrollado experiencias interesantes como los Huertos Urbanos del Plan Buit de Barcelona, el Proyecto Pumlumon en Gales, el Ecoducto en el parque nacional Banff en Canadá, el Bosque Mersey en Inglaterra, entre otros. Muchos de estos proyectos ya han demostrado su rentabilidad no sólo económica sino también social. No obstante, otros como el High Line de Nueva York, han tenido impactos colaterales no deseados como procesos de gentrificación, usualmente vinculados a un insuficiente análisis del entorno social, procesos de participación ciudadana defectuosos, o escasa protección gubernamental a poblaciones vulnerables.

Resultado de imagen para Ecoducto en el parque nacional Banff en Canadá

Ecoducto en el parque nacional de Banff, Canadá

Los diversos mecanismos de inversión público-privada, son una gran oportunidad para desarrollar proyectos de infraestructura verde que el país necesita. Un valor adicional a tener en cuenta es que los indicadores de estos proyectos (vinculados a la provisión de servicios ecosistémicos) son indicadores de impacto principalmente; algo que es fundamental para cualquier proyecto de inversión pública.

En el marco de reconstrucción con cambios, la crisis vivida en el país a comienzos del año 2017 con los huaycos, podría ser prevenida a través de proyectos de infraestructura verde. Una iniciativa interesante en esta línea fue lanzada hace algunas semanas bajo el nombre de “Fábricas de Agua” por el MINAM, para promover la inversión privada en acciones de conservación, recuperación y uso sostenible de los ecosistemas, a través de la recuperación de especies nativas, el uso de materia orgánica, el desarrollo y mantenimiento de andenería, entre otros espacios disponibles para la inversión.

Al cierre del evento en Nexos+1 la representante del Sernanp comentó que tienen una cartera de proyectos disponibles para invertir en esta línea… ¿quién se anima?

Publicado originalmente en http://blogs.gestion.pe/mision-verde/2017/12/apostando-por-infraestructura-verde.html

ACTUEMOS FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

Por Ximena Giraldo Malca

Vivimos en una época de transformaciones y cambios para nuestro planeta. En diciembre del año pasado, en el marco de la COP21, se firmó un Acuerdo Universal contra el Cambio Climático; no se firmaba un acuerdo de esta magnitud desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Por ello, el Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre, que se conmemora cada 28 de enero, es una fecha clave para poner en agenda acciones que debemos realizar para encaminar el objetivo de reducir y mitigar los impactos del cambio climático.

Una de ellas es movernos más. La dependencia al automóvil debe ser uno de los males más profundos de nuestra cultura. A nivel ciudad, tenemos el reto de mejorar el sistema de transporte público para que dejemos el auto privado y reduzcamos significativamente las emisiones. No obstante, tenemos que aprender a trasladarnos en bicicleta cuando la distancia es cercana a los 2 kilómetros y a pie en aquellas rutas de 30 minutos. Recordemos que caminar tiene beneficios para la salud y nos permitirá dejar de generar 0.50 kg de CO2.

También es importante reciclar, para lo cual hay que aprender a separar los residuos orgánicos de los inorgánicos. Con los orgánicos se puede hacer compost para nuestras áreas verdes. Los inorgánicos se convierten en materia útil para nuevos productos y dan trabajo a los recicladores, además de reducir las emisiones. Por ejemplo, un kilo de aluminio nos ahorra 9 Kg de CO2 y un kilo de plástico 1,5 Kg.

Usar mejor el agua es otra medida saludable para el planeta. El observatorio Lima Como Vamos estimó que el consumo de agua en 2014 fue de 164.59 litros por habitante al día. Las Naciones Unidas recomiendan consumir solo 50 litros de agua por habitante al día. Usamos demasiada agua. Cambiar sistemas de riego en áreas públicas, griferías y sanitarios en los hogares y evitar el desperdicio en su uso son acciones prioritarias.

Además, debemos aprender a ahorrar energía. En nuestro país, la energía eólica y solar deben masificarse. La luminaria LED tiene que ingresar a los hogares. En los edificios los sensores de movimiento permitirían ahorrar cientos de kilowatts en pasillos, estacionamientos y sótanos.

Finalmente, incrementemos las áreas verdes: los árboles son nuestros mejores aliados para limpiar el aire por lo que tenemos que mejorar la cobertura vegetal en la ciudad. Al año 2013 se calculó que Lima Metropolitana tenía 3.7 metros cuadrados de área verde pública por habitante, cifra por debajo de lo recomendado por la OMS. En casa podemos tener jardineras o macetas con plantas que ayuden con este propósito y herbáceas para el autoconsumo.

En el mundo se están desarrollando innovaciones que podemos replicar en diferentes escalas. Nuestro país se ha comprometido con reducir el 30% de sus emisiones al año 2030 pero no será posible sin la participación de todos. Tenemos que empezar a actuar hoy.

Publicado originalmente en el Diario el Peruano el 28 de enero de 2016 en representación de la Municipalidad Distrital de Miraflores

1929988_10207242113547748_5561810836136800014_n

LA RELACIÓN DE LA COP21 Y EL PETRÓLEO EN EL ESTADO ISLÁMICO

Por: Ximena Giraldo

Desde que se dieron los atentados de París los rumores sobre la cancelación de la COP21 fueron creciendo a medida que el miedo y la incertidumbre ascendía entre la comunidad internacional. Sin embargo, en los últimos días, se ha confirmado que los actos culturales y actividades paralelas serán suspendidos pero los espacios de negociación climática, plenarias y reuniones de alto nivel, siguen en pie.

Es muy importante que la comunidad internacional no de marcha atrás en el camino hacia la cumbre de naciones unidas por el cambio climático. Estamos presenciando un momento histórico donde existe la oportunidad de que decenas de naciones establezcan una ruta común sobre cómo vamos a relacionarlos en lo sucesivo con nuestro planeta. El corazón de las negociaciones y el foco central están vinculados al cambio en la matriz energética que actualmente radica en la explotación de combustibles fósiles que se buscan reemplazar por energías renovables.

¿Qué tiene que ver esto con el Estado Islámico y los recientes ataques en París? Pues la relación está en el petróleo. El 14 de octubre de este año un artículo de Financial Times mencionaba que según estimaciones de especialistas la producción de crudo en el territorio estaba cerca de 34,000 a 40,000 barriles de petróleo diarios. El crudo se vende entre $ 20 y $ 45 el barril, lo que permite ganar a los militantes un promedio de $ 1,5 millones al día. En la reunión celebrada por el G20 el día 16 de noviembre el presidente ruso Vladimir Putin, reafirmó la importancia que tiene el petróleo para ISIS al mostrar con fotografías satelitales la cantidad de vehículos que transportan petróleo cada día.

Ahora, sería prematuro pensar que esta es la causa de los ataques registrados en París en los últimos días, pero sin duda es un factor que moviliza los intereses de ISIS. Todas las organizaciones, instituciones, empresas y estados, tienden a proteger y salvaguardar sus recursos económicos por lo que no sería extraño que estemos observando un escenario donde más allá de la convicción religiosa, ideológica o política, lo que se está poniendo en juego es la protección de un mercado que a mediano y largo de plazo se vería afectado por las energías renovables.

El presidente francés ha reafirmado que la COP21 es un momento de esperanza para la humanidad. En este evento se congregarán representantes estatales, privados y de la sociedad civil que buscan alcanzar un futuro común en armonía con la naturaleza. En el caso peruano se estiman cerca de 200 personas acreditadas como parte de la delegación que esperan conocer y concretar acuerdos para el desarrollo de proyectos y programas sostenibles para el país. Si bien es un poco utópico pensar que el mundo dejará los combustibles fósiles de forma inmediata, hoy es posible soñar con formas alternativas de producción y consumo, pues contamos con la tecnología suficiente para ello. Al apostar por las energías limpias no sólo estamos impulsando un nuevo mercado verde, sino que apostamos por la autosuficiencia energética y con ello nos alejamos de los circuitos económicos perversos que han estado históricamente atrás del petróleo.

A %d blogueros les gusta esto: