Archivo de la categoría: Participación

El desafío de innovar en el campo del desarrollo sostenible

Identificar y analizar un problema de desarrollo para luego proponer una propuesta de cambio lógica y coherente puede ser un proceso mecánico si dominamos las herramientas correctas. En la especialidad de comunicación para el desarrollo, hemos logrado ser buenos diagnosticando problemas, manejando herramientas de planificación y gestión de indicadores. Sin embargo, nos suele costar plantear estrategias creativas de alto impacto y sobre todo salir de la zona de confort de la ejecución de talleres de capacitación, ferias e intervenciones urbanas.

Por segundo semestre, aprendimos que las herramientas de innovación pueden ser muy útiles para conocer a fondo a los actores involucrados, plantear estrategias participativas que generen empoderamiento y alto impacto en la situación inicial identificada. El trabajo experimental realizado fue posible gracias a la alianza con la ONG Ciudad Saludable, la empresa Rutas de Lima y el Programa Nacional Cuna Más, a los que estuvo articulado el trabajo desarrollado por los tres grupos que conformaron los alumnos del curso, garantizando así la sostenibilidad de las acciones implementadas.

Con mucha satisfacción, comparto la experiencia de los tres grupos de estudiantes que ingresan al mundo profesional con muchas ganas de aportar.  Cada grupo recibió acompañamiento permanente de los jefes de práctica Miguel Rojas y Claudia Tejeda, una buenísima dupla en este proceso.

 

Recicla VES

El proyecto ReciclaVES tiene como objetivo contribuir desde la comunicación estratégica al desarrollo empresarial de la Red de recicladoras y recicladores formales de Villa El Salvador (VES) al 2021, con el fin de potenciar la gestión integral de residuos sólidos (RRSS) y la sostenibilidad de la cadena de reciclaje del distrito, acorde al Decreto Legislativo No1278 “Ley General de Residuos Sólidos”. Para lograr este objetivo, se planteó una estrategia comunicacional basada en el fortalecimiento de las capacidades de las recicladoras y los recicladores formales en la gestión de RRSS; el desarrollo de una cultura organizacional común a las Red; y la fidelización de los grupos de interés hacia la Red. Todo esto será realizado de la mano con Ciudad Saludable y PEPSICO.

En base a dicha estrategia, se implementó como piloto la actividad “Creatón ReciclaVES”, un espacio de creación que consistió en sesiones con recicladoras y recicladores y sesiones con vecinas y vecinos, con el objetivo de contribuir tanto al desarrollo de su identidad y de su filosofía organizacional como Red de VES, así como potenciar la calidad de su servicio.DSC09149

Equipo: Laura Sanchez, Giuliana Vilchez, Carla Balbin, Wendy Palomino y Maria José Arguedas.

 

Ruta Verde

En el marco de la línea de responsabilidad social de la concesionaria Rutas de Lima, el equipo planteó el proyecto “Ruta Verde”, cuyo objetivo es mejorar el manejo de residuos sólidos en las familias de la I.E. Santa Rosa de Llanavilla para impactar positivamente en el entorno físico de la Comunidad Campesina de Llanavilla de manera  participativa y sostenible. La estrategia tuvo tres ejes de acción: reforzar los conocimientos y prácticas en torno a la recuperación y segregación de los residuos sólidos; promover actividades colaborativas entre las familias de la I.E con instituciones públicas y/o privadas para el manejo de residuos sólidos conjunta; y la recuperación y reaprovechamiento de espacios público de la comunidad de Llanavilla a partir de los conocimientos adquiridos.

El equipo implementó la actividad Circuito Verde, la cual tuvo tres etapas: unaploratoria para recoger las percepciones e insights de las madres y padres de familia sobre el manejo de residuos sólidos; una segunda etapa orientada a la sensibilización de las familias sobre el manejo de residuos sólidos; y una tercera etapa que comprendía el desarrollo de conocimientos en torno a la segregación de residuos inorgánicos y la recuperación de residuos orgánicos mediante la técnica del compostaje. Para ello se realizó una actividad teatral y la aplicación herramientas de design thinking como un mapa de empatía y la gamificación, las cuales permitieron el involucramiento y participación lúdica de los beneficiarios.DSC_0867

Equipo: Noelia Espinoza, Carla Aroca, Claudia Santiago y Andrea del Castillo.

 

Cuna Más

Se desarrolló una estrategia de comunicación para el Programa Nacional Cuna Más, dirigido al Servicio de Cuidado Diurno (SCD) para niños y niñas de 6 a 36 meses de edad. El caso seleccionado fue el Centro “Las Ardillitas”, ubicado en el distrito de Ate. Debido al débil involucramiento de los padres de familia beneficiarios del SCD con los hábitos de cuidado saludable y de nutrición infantil de sus hijos, se diseñó una estrategia comunicacional basada en la metodología Lean Start Up. Este componente fue planificado con una duración de 36 meses, buscando que los padres de familia adopten hábitos saludables, que cumplan con las prácticas de nutrición infantil y que ejerzan la autogestión de la crianza adecuada de sus hijos.

La actividad piloto ejecutada se denominó “Niñez Saludable”, cuyo objetivo fue capacitar a las madres y padres de familia en los hábitos de nutrición infantil con la finalidad de ser replicados en el hogar. Esta actividad tuvo tres ejes de acción: Canasta Económica, Homogeneidad Alimenticia y Cultura Alimenticia. La primera etapa estuvo compuesta por la “Trivia Nutricional” (basada en el Empathy Map) que evalúa el eje de Cultura Alimenticia; la  segunda estuvo denominada como “Volviendo por nuestro pasos” (basada en el Customer Journey Map) que evalúa el eje de Homogeneidad Alimenticia; y la tercera etapa desarrolló el “Camino Nutritivo” (creación grupal), la cual tuvo como fin evaluar los ejes de Canasta Económica y Homogeneidad Alimenticia.20180725_004118Equipo: Rafael Puga, Camila Susano, Enrique Espejo y Claudia Crispín.

Turismo de cruceros ¿en la Costa Verde?

Por: Ximena Giraldo

La Autoridad Portuaria Nacional (APN) anunció ayer que se construirá un terminal portuario en Miraflores. El proyecto tiene como propósito atraer el turismo de cruceros con un proyecto hotelero, de comercio, marina, muelle náutico, embarcadero, espacios públicos y recuperación de playas, con una inversión de US$ 43’800,000. Sin duda, suena y se ve tentador, pero ¿quién?¿cómo? y¿por qué se ha decidido que este es el mejor uso que se le puede dar a este espacio?

541854_595032.png

Fuente: http://rpp.pe/economia/economia/este-es-el-proyecto-para-construir-puerto-de-cruceros-en-miraflores-noticia-1116972

La nota de lanzamiento de la iniciativa destaca que para el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), el terminal portuario aportará a la economía y alentará el incremento de turismo con el objetivo de duplicar el número de extranjeros que llegarán al Perú al 2021, pero ¿son los turistas de crucero lo que nuestra economía necesita?

Para caracterizar al turista de crucero  usaremos una investigación realizada en el Caribe Colombiano (Brida et al., 2010) donde se identificó que los cruceristas gastaban principalmente en guías (20$), transporte (17$), comidas y bebidas (5$), joyería (40$) y souveniers (15$). Otro tipo de servicios eran dependientes de los días de parada y de los servicios incluídos en el barco. Pero en general, el turista de paso, visitará (y saturará) lo que resulte más atractivo durante su día de visita y luego seguirá con su travesía durmiendo y alimentandose dentro del barco. El impacto económico local podría estar más vinculado a los suministros que la propia embarcación requiere, pero ello también dependendará de la oferta y estandares que maneje cada operación.

Pensemos ahora en los impactos inmediatos de recibir un promedio de 2000 pasajeros (lo estimado por APN) en la bahía de Miraflores. Solo para movilizarlos desde la Costa Verde hacia la ciudad necesitaremos 45 buses o 71 mini buses o 133 splinters o 275 vans, que se sumarían a la ya traginada vía. Si a ello agregamos a las personas que brindarán servicios a los barcos y a los comercios que se desarrollen ahí (más los visitantes) es evidente que tendremos un grave problema de movilidad.

Otros problemas no menores son los ruidos, las emisiones  y los residuos de las embarcaciones. Si bien en la Costa Verde no hay residentes, el acantilado sirve como una caja de resonancia, por lo que el ruido de las embarcaciones afectaría a las personas que viven en los malecones. Lo mismo ocurrirá con las emisiones teniendo en cuenta que estas embarcaciones utilizan habitualmente un fuel oil pesado 100 veces más tóxico que el diésel que utilizan los autos, incrementando la concentración de partículas ultrafinas (PM0,1) en el aire. En cuanto a los residuos, la gestión y disposición de los mismos se tendrá que hacer de manera local (como si no tuvieramos suficiente basura ya)

Un impacto adicional se da en el ecosistema marino en su conjunto. No sólo la afectación al oleaje que tendría el desarrollo de esta infraestructura, sino el impacto en la biodiversidad y las dinámicas sociales. Aquí hay que tener en cuenta que la reducción de oleje tiene como consecuencia una dismunición en la oxigenación del agua y con ello una afectación en la cadena trofica marina. A ello se sumaría la afectación a la práctica del surf.

Tabla1

Fuente: http://www.cruisesnews.es/Portal/?p=7385

Es recomendable que se revisen los casos de Barcelona, Venecia, Palma de Mallorca, Seattle, Sydney, entre otras ciudades, que en su momento invirtieron millones de euros/dolares en atraer este tipo de turismo y que hoy sufren consecuencia tales como una depredación y desgaste de la infraestructura, una reducción del comercio local e incremento del comercio ecualizado (souvenirs, comida, etc), especulación inmobiliaria y gentrificación, entre otros, acompañados de movimientos de resistencia.

Entonces ¿es malo el turismo de crucero y el desarrollo de un proyecto de gran magnitud en la Costa Verde? No, ninguno de los dos es necesariamente malo, pero tiene que ser mejor pensando, planificado y coordinado. El incremento del turismo de cruceros debería usar y potenciar la infraestructura ya existente y canalizar su flujo a focos de la ciudad que así lo requieren. Y en cuanto a la Costa Verde lo que se requiere es que se articule realmente como un espacio público al servicio de la ciudad. Que se le dé valor y el valor no necesariamente pasa por privatizar el área.

 

Referencia:

Brida, Juan Gabriel; Bukstein, Daniel; Garrido, Nicolas; Tealde, Emiliano; Zapata Aguirre, Sandra (2010) Impacto Económico del turismo de cruceros: un análisis del gasto de los cruceristas que visitan el Caribe colombiano. Universidad ORT. Uruguay

 

Una propuesta para mejorar el censo 2027

Por: Ximena Giraldo

Soy una de esas peruanas que estuvo esperando con emoción el Censo. La frustración que he sentido tanta veces durante mi quehacer profesional de no contar con data actualizada para trabajar, generó una gran expectativa en torno a esta oportunidad de poder hacer las cosas bien. De hecho, me inscribí como voluntaria, pero los horarios de capacitación hicieron que fuera imposible apoyar el proceso.

A mi casa la voluntaria del Censo si llegó, algo apurada, pero con una sonrisa y dispuesta a colaborar. Cuando empezó a llenar el cuestionario con lápiz y borrador me quedó la duda de que la información brindada fuera alterada. También llamó mi atención que la cantidad de preguntas aplicadas era menor de las que estaba en la plantilla, pero claro, preguntas sobre los materiales de construcción del hogar, se podían extrapolar de las respuestas del primer departamento del edificio. La aplicación de la encuesta no tomó, en nuestro caso, más de 10 minutos, pero a pesar de ello en mi edificio no todos los departamentos fueron censados.

Ello me llevó a pensar si no existen métodos más eficientes de hacer este proceso tomando ventaja de la tecnología y la digitalización de procesos que se pueden hacer actualmente.  Así que me animo a lanzar esta propuesta:

Censo con huella

¿Cómo funcionaría?

La RENIEC ha empezado hace algunos años el proceso de digitalización de las huellas dactilares. Gracias a ello en las notarias, centros policiales, migraciones, embajadas, entre otros, se puede  verificar la identidad de las personas. Es tan fácil como poner el dedo en el escáner para que nuestra información aparezca en la pantalla. Entiendo que lo que se tiene es información básica: nombre, edad, estado civil, lugar de residencia; pero si cruzamos esta información con la que tienen las municipalidades desde sus oficinas de catastro, podríamos tener con antelación la información sobre las condiciones de vivienda, entre otros detalles.

¿Cómo se aplicaría?

De todas maneras se necesitaría un proceso de verificación presencial dado que no tenemos la costumbre de actualizar nuestros datos cuando nos mudamos de distrito o ciudad.  Pero el proceso sería más sencillo:

  • Llega el censador con un Smartphone o una Tablet a cada hogar
  • Se pide que cada miembro del hogar pase por el reconocimiento de huella. Con ello el sistema actualiza el lugar de residencia en el sistema y cruza la información.
  • En caso se identifique que hay alguna información faltante, o se quiera pedir nueva data, se levanta en ese momento.

¿Cuáles son los beneficios?

  • Una aplicación más rápida del Censo
  • Procesamiento automático de la información y actualización de la misma para todo los fines que el Estado pueda dar a nuestra información.
  • Menos materiales (papel y lápices) empleados. El MINAM ha reportado que van a reciclar 1200 toneladas de papel, que probablemente corresponda sólo a las cédulas de las ciudades principales.
    ¿Y los equipos? Pues para el 2027 los smartphones y tablets no serán un lujo, sino un bien de uso común.
  • Más seguridad en el uso de la información*

¿Cuáles son los retos?

  • Modernizar al Estado y entrar de lleno al proceso de digitalización
  • Cambiar la cultura de miedo de los ciudadanos a facilitar información fidedigna que apoye la toma de decisiones de las políticas públicas
  • Mejorar la seguridad para que los censadores realicen su función buenas condiciones*

Probablemente esta propuesta al año 2027 sea obsoleta, pues tendremos a disposición sistemas más sofisticados para este tipo de procesos. Pero del 2007 al 2017, no hemos mejorado casi en nada en la optimización de este proceso y de repente en el 2027 recién podremos emplear la tecnología que hoy esta “de moda”.

———-

*Me sumo al rechazo y frustración que han generado los diversos actos de acoso y agresión que han sufrido cientos  de mujeres durante este proceso. Desde personas censadas a las que les piden sus números de teléfono (sin que sea información necesaria) y sus redes sociales,  hasta voluntarias que han recibido agresiones verbales y físicas. Esto debe parar.

 

ACTUEMOS FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO

Por Ximena Giraldo Malca

Vivimos en una época de transformaciones y cambios para nuestro planeta. En diciembre del año pasado, en el marco de la COP21, se firmó un Acuerdo Universal contra el Cambio Climático; no se firmaba un acuerdo de esta magnitud desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948.

Por ello, el Día Mundial de la Acción frente al Calentamiento Terrestre, que se conmemora cada 28 de enero, es una fecha clave para poner en agenda acciones que debemos realizar para encaminar el objetivo de reducir y mitigar los impactos del cambio climático.

Una de ellas es movernos más. La dependencia al automóvil debe ser uno de los males más profundos de nuestra cultura. A nivel ciudad, tenemos el reto de mejorar el sistema de transporte público para que dejemos el auto privado y reduzcamos significativamente las emisiones. No obstante, tenemos que aprender a trasladarnos en bicicleta cuando la distancia es cercana a los 2 kilómetros y a pie en aquellas rutas de 30 minutos. Recordemos que caminar tiene beneficios para la salud y nos permitirá dejar de generar 0.50 kg de CO2.

También es importante reciclar, para lo cual hay que aprender a separar los residuos orgánicos de los inorgánicos. Con los orgánicos se puede hacer compost para nuestras áreas verdes. Los inorgánicos se convierten en materia útil para nuevos productos y dan trabajo a los recicladores, además de reducir las emisiones. Por ejemplo, un kilo de aluminio nos ahorra 9 Kg de CO2 y un kilo de plástico 1,5 Kg.

Usar mejor el agua es otra medida saludable para el planeta. El observatorio Lima Como Vamos estimó que el consumo de agua en 2014 fue de 164.59 litros por habitante al día. Las Naciones Unidas recomiendan consumir solo 50 litros de agua por habitante al día. Usamos demasiada agua. Cambiar sistemas de riego en áreas públicas, griferías y sanitarios en los hogares y evitar el desperdicio en su uso son acciones prioritarias.

Además, debemos aprender a ahorrar energía. En nuestro país, la energía eólica y solar deben masificarse. La luminaria LED tiene que ingresar a los hogares. En los edificios los sensores de movimiento permitirían ahorrar cientos de kilowatts en pasillos, estacionamientos y sótanos.

Finalmente, incrementemos las áreas verdes: los árboles son nuestros mejores aliados para limpiar el aire por lo que tenemos que mejorar la cobertura vegetal en la ciudad. Al año 2013 se calculó que Lima Metropolitana tenía 3.7 metros cuadrados de área verde pública por habitante, cifra por debajo de lo recomendado por la OMS. En casa podemos tener jardineras o macetas con plantas que ayuden con este propósito y herbáceas para el autoconsumo.

En el mundo se están desarrollando innovaciones que podemos replicar en diferentes escalas. Nuestro país se ha comprometido con reducir el 30% de sus emisiones al año 2030 pero no será posible sin la participación de todos. Tenemos que empezar a actuar hoy.

Publicado originalmente en el Diario el Peruano el 28 de enero de 2016 en representación de la Municipalidad Distrital de Miraflores

1929988_10207242113547748_5561810836136800014_n

LA COORDINACIÓN COMO NECESIDAD EN LA CONSTRUCCIÓN DE CIUDADES SOSTENIBLES

Por: Ximena Giraldo

Muchas ciudades latinoamericanas han crecido de una forma desordenada y caótica en respuesta a una serie de deficiencias en la planificación y control urbano. Al año 2010, según el Banco Interamericano de Desarrollo, el 80% de la población de Latinoamérica y el Caribe vivía en ciudades y de este total el 32% vive en asentamientos informales en condiciones de vulnerabilidad. Ello supone un gran reto para la gestión pública y para todos los actores sociales vinculados al desarrollo urbano.

Desde hace algunos se viene trabajando en el fomento y desarrollo de ciudades sostenibles entendidas como aquellas ciudades que puedan garantizar la satisfacción de las necesidades de la población bajo una gestión que considere integralmente los aspectos sociales, económicos, ambientales, fiscales e institucionales para que las ciudades sean sitios donde a la gente le guste vivir.

Uno de los grandes problemas que tenemos como región es la corrupción y en muchos casos ha sido la causante del crecimiento desordenado de las ciudades (tráfico de terrenos, favoritismo en autorizaciones de construcción, direccionamiento de normas, etc). Ante un escenario de cambio y la oportunidad de repensar como se planifican y desarrollan las ciudades es fundamental entender la importancia de la coordinación entre los diferentes actores que componen nuestras sociedades. Ello supone poner sobre la mesa los temas prioritarios y alcanzar una agenda común donde todos los actores cumplan un rol de manera transparente evitando así los espacios de corrupción o negociación delictiva.

Para que la coordinación sea vista como una oportunidad y no como un problema adicional que genere ineficiencias en la gestión pública, es necesario trabajar en algunos elementos necesarios de cualquier espacio participativo:

  1. Representación.- Es fundamental que todos los actores sociales se sientan representados en los espacios de coordinación y que esta representación sea entendida como legítima.
  2. Participación efectiva.- Los espacios de coordinación no deben ser entendidos por el convocante como espacios informativos pues ello reduce el interés y la capacidad de interacción de los actores. Por el contrario, se debe fomentar que cada actor tenga voz al momento de discutir o dialogar sobre un tema.
  3. Vinculación con la toma de decisiones.- Los actores deben tener certeza que su participación se verá reflejada en el acto de toma de decisiones a través del voto. Así mismo, debe asignarse una responsabilidad o un rol en el proceso de ejecución para que la vinculación con la meta sea más estrecha.
  4. Se debe alcanzar resultados.- Muchos espacios de coordinación no son provechosos debido a que los acuerdos no se materializan en resultados y no son vinculantes con lo que la norma o los protocolos establecen.

Entre las acciones concretas que se pueden realizar para mejorar la coordinación entre áreas y niveles de gobierno, así como actores privados y sociedad civil; se pueden organizar mesas de diálogo, de trabajo, plataformas de coordinación, comisiones especiales, etc.

Un caso peruano que puede ser destacado es la promoción desde el Ministerio del Ambiental de la conformación de Comisiones Ambientales Municipales (CAM) con el propósito de hacer de la gestión ambiental un espacio de participación ciudadana. Las CAM congregan a representantes de las universidades, colegios, empresas, comercios, especialistas, vecinos y otros actores. De estos espacios, que deben tener una periodicidad establecida, deben surgir las propuestas normativas aplicables al distrito donde confluyan todos los intereses y que estén articuladas a las normativas regionales y nacionales vigentes. La herramienta de gestión resultante es el Plan de Acción Ambiental y la Agenda Ambiental anual o bianual para ser implementada por la comuna y cuyo seguimiento y monitoreo también corresponde a la CAM.

Con esta práctica se trabaja de manera más profunda el involucramiento de diversos actores en la gestión ambiental de los gobiernos locales. Es muy probable que una CAM bien consolidada y fortalecida pueda hacer frente a los vaivenes políticos que correspondientes a cambios de gestión. Así mismo, se fortalece la institucionalidad de la participación en la gestión pública y la sostenibilidad de los espacios de concertación.

Como este ejemplo se pueden citar distintas iniciativas como los consejos de seguridad ciudadana, de participación de niños, niñas y adolescentes, de adultos mayores, entre otros. Pero lo fundamental es entender que el eje de la sostenibilidad está basado en las personas y en el cambio de comportamiento que se pueda generar en su quehacer individual y colectivo. En esta línea resulta prioritario y fundamental fomentar el trabajo interserctorial y multiactor para la construcción de ciudades que garanticen las mejores condiciones de vida a sus ciudadanos.

A %d blogueros les gusta esto: